Skip to content

Paz social

mayo 5, 2010

Oímos con una frecuencia rayana en la náusea hablar de nuestra tragedia cainita más reciente y sangrante: la Guerra Civil Española.

La Ley de la Memoria Histórica en momentos en que otras cosas ocupan el interés de los españoles -como la economía y el paro- unida a la aprobación de normas de un corte ideológico afín a las que precedieron la contienda fratricida, se nos antoja, como poco, una irresponsabilidad.

¿Es la necesidad de dar paz a los muertos de un bando lo que inspira este empeño o el afán de dejar limpio el pasado de una república cuya continuación algunos desearían instaurar hoy?

¿No hemos aprendido la lección y el mal maestro tiene que enseñárnosla siguiendo la máxima de que “la letra con sangre entra”?

Y en todo caso, ¿cómo podemos responder los ciudadanos con una descarga de paz social a estas andanadas guerracivilistas promovidas por quienes deberían ocuparse en atender el presente que bastante maltrecho está?

Todo esto lo analizamos en nuestro programa de hoy. Para escucharlo pulsa play en la barra de audio:
http://www.ivoox.com/tertulia-4-5-10-la-paz-civil_md_271479_1.mp3″ Ir a descargar

Palabras que se lleva el viento

abril 21, 2010

Cristina Abad Cadenas

Qué fascinación ejerce la radio. Como la música con respecto al arte, pienso que la radio es el más inmaterial de los medios, el menos esclavo de la tecnología y el menos exigente con su destinatario.

Su lastre tiene, claro está. Su triste pasado como sistema de agitación y propaganda en guerras y dictaduras –no es casualidad que Claudio matara al rey Hamlet vertiéndole veneno en el oído-, pero también cumple su función intachable cuando impera el caos, como hemos visto en Haití estos días.

La prensa requiere la voluntad de rascarse el bolsillo y el esfuerzo de aplicar el entendimiento a lo que se lee. La televisión se apodera de esa voluntad y de esa inteligencia absorbiéndola con su poder catódico –ahora diremos con el plasma y el LCD, que suenan a extracción sanguínea y a estupefaciente–. Internet, como social media, combina la libertad de elección con la posibilidad de interactuar y la fascinación del conocimiento hasta los umbrales del “seréis como dioses”.

La radio, en cambio, concentra todo su esfuerzo persuasivo en el atractivo de la modulación, el tono y el timbre de una voz, unos cuantos elementos sonoros y la capacidad de seducción de la música.

Quod scribsi, scribsi, pero las palabras –dice el refrán–se las lleva el viento, y, volando en ondas y rebotando en satélites, van a parar a algún lugar donde alguien que conduce, cocina, plancha, vigila, camina por la calle, buscaba sólo la compañía de una voz humana amistosa, sugerente e imprevisible. Muchas veces la señal se pierde por las curvas de una carretera, y queda patente que era un don.

Todo esto viene al caso porque hace unas semanas me lancé con unos amigos, algunos de ellos víctimas de un ERE tras muchos años de ejercicio, a una aventura radiofónica un tanto transgresora y disidente: un debate para una emisora online sin fines económicos ni políticos, absolutamente improductivo, utópico, libre y por lo tanto provocador, cuya pretensión es recuperar el diálogo sereno y fundado que tenían los debates antes de convertirse en cacareo.

Lo más irresistible de este proyecto es que existen grandes posibilidades de que sea un fracaso, y ni siquiera estrepitoso. La peripecia, en un entorno doméstico, con una dotación material digna de coleccionista y un equipo humano peculiar, me ha despertado el gusanillo del  idilio con la palabra hablada que tuve en mis primeros años de profesión.

Aquella era una radio de pueblo, que hubo que crear casi de la nada con muy poco presupuesto. Con su emisor, su receptor, su transmisor, su radioenlace y su antena en lo alto de una colina, que había que vigilar los días de tormenta. Una emisora municipal con sus servilismos políticos pero que tenía también la espontaneidad de lo recién nacido.

Nos movía la ilusión de recuperar la magia de la radio clásica. No había estrellas mediáticas ni existían honorarios astronómicos. Sólo tres contratados y un equipo de voluntarios. La sintonía y las ráfagas las compusimos nosotros, y fuimos llenando horas y horas de programación con trabajo y colaboración gratuita y entusiástica.

Teníamos dos informativos, un magazine, varios programas con vocación social, otros musicales, generalistas y temáticos, y una radionovela de corte melodramático con un toque humorístico local, que tuvo un éxito enorme entre la población.

De esto hace ya bastantes años y no sé qué habrá sido de aquella emisora local que al hilo de esta nueva experiencia pulsa mi añoranza.

Sólo sé que me conquistó el poder de la voz humana y su capacidad de diálogo con los desconocidos oyentes. La sensación de formar parte de sus vidas, sus rutinas, su entorno, como un amigo entrañable y discreto de la familia, a quien no se le pasa al salón sino que se le deja entrar hasta la cocina, el baño y el dormitorio, porque se sabe que no va a husmear, sino que se está ahí sin incordiar demasiado, sin reclamar atenciones, ofreciendo su charla tranquila, su tertulia habitual, mientras haces la comida, intentas conciliar el sueño y te pintas –o te afeitas, según– frente al espejo.

En esto, por encima de los avances de la técnica, de la TDT y la Web 3.0, la radio sigue siendo la primera y la mejor.

(Publicado en la revista Nuestro Tiempo).

Fiestas de primavera

abril 7, 2010

“La felicidad verdaderamente humana tiene forma y contenido de fiesta. Exige la una ruptura de lo cotidiano, y un derroche, un gasto en apariencia superfluo y redundante, condición de adorno. La fiesta es el reconocimiento alegre del don recibido”.

Son reflexiones del antropólogo Ricardo Yepes que vienen muy al caso de las fiestas de la primavera en Sevilla, ciudad que, por unos meses, hace de la alegría una estación del año.

¿Son la Semana Santa y la Feria de Abril dos caras de la misma moneda? ¿Cuánto hay de cristianismo en ese modo andaluz de exaltar aparentemente más la Pasión y Muerte de Cristo que su Resurrección?

Éstas y más cuestiones en nuestra tertulia Desde la Barrera.
http://www.ivoox.com/fiestas-primavera-sevilla_md_249469_1.mp3″ Ir a descargar

“Dios llama en las sienes”

marzo 28, 2010

Aunque en estos días de Semana Santa suspendemos nuestra emisión de las tertulias, desde la barrera puede escucharse un poema de Rafael Laffón en la voz de Ángel Pérez Guerra.

Pulsa play en la barra de audio:

http://www.ivoox.com/dios-llama-sienes_md_243385_1.mp3″ Ir a descargar

Cuando la justicia se quita la venda

marzo 16, 2010

Desde que Montesquieu proclamara la separación de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, los intentos de regresar al sistema feudal han sido numerosos.

Estos días, asistimos en España a un nuevo asedio. Y sale al ruedo de la opinión pública la cuestión: ¿es posible una justicia independiente de los intereses del ejecutivo y garante del cumplimiento de la ley? ¿Qué ocurre cuando el legislador aprueba leyes injustas que se oponen al bien común? ¿tiene el público algo que decir de la faena ya que paga el abono?

Todo esto lo tratamos en nuestro programa de hoy. Para escucharlo, pulsa play en la barra de audio:
http://www.ivoox.com/tertulia-16-3-10_md_235266_1.mp3″ Ir a descargar

De la mala educación a la Ley del Aborto

marzo 2, 2010

La educación es un toro, un toro bravo, sometido al mal tino de unos malos banderilleros que le tienen acribillado el lomo.

¿Es posible un pacto de Estado en materia educativa? ¿Les interesa a los partidos ponerse de acuerdo sobre cómo lidiar noblemente, con arte, a este ejemplar bravo o les interesa más acorralarlo contra las tablas y obligarlo a arrodillarse? ¿Queremos ciudadanos libres o esclavos sumisos que abdican de su conciencia en materias tan fundamentales como el derecho a vivir, a nacer?

En este nuevo programa tratamos estas cuestiones. Para escucharlo, pulsa play en la barra de audio:

http://www.ivoox.com/2-marzo-2010_md_235109_1.mp3″ Ir a descargar

El ‘striptease’ de Griñán

febrero 16, 2010

El presidente de la Junta de Andalucía se despachaba hace unos días con un discurso sorprendentemente liberal -muy poco socialista- en el que instaba a la ciudadanía a asumir un papel más emprendedor. 

Curioso punto de vista en esta Andalucía nuestra donde la Administración Autonómica, gobernada por el PSOE desde hace casi 30 años, ha invadido todos los campos.  Comprensible teniendo en cuenta la zozobra económica que amenaza naufragio inminente.

Algo así como si en el hundimiento del Titanic, el capitán, después de llevar el barco a su destrucción por negligencia, animara a las mujeres y los niños a tomar el puente de mando. Y eso, después de taparle la boca a quien anunciaba la presencia del iceberg, esto es a los medios críticos, sobre todo en Internet.

En nuestra tertulia de hoy repasamos, además, otras noticias de actualidad sobre la crisis económica, la seguridad en las cárceles españolas, la igualdad y el maltrato doméstico. Para escucharla, pulsa play en la barra de audio:

http://www.ivoox.com/16-febrero-2010_md_234732_1.mp3″ Ir a descargar